Una canción emblemática sobre el VIH

Foto de Daniel Alvarez

 Los latinoamericanos conocen muy bien el tema de salsa “El gran varón”, del artista puertorriqueño Willie Colón, compuesta por el panameño Omar Alfanno. Era una de las primeras veces, tal vez la primera, en que se tocaba el tema del VIH en América Latina.  Con ocasión de los 30 años de la canción, Sebastián Peña, de la revista Shock, escribió el artículo que hoy divulgamos.

De entrada hay que entender que saber que El gran varón fue escrita y lanzada en una época extremadamente difícil para la comunidad LGBTI y sus derechos. Por eso la comprensión de la canción será muy diferente para un homosexual o transexual / travesti / trangénero que sabe y entiende lo que esta canción significa para su historia de vida. La canción nace de una historia real y el Simón del que se habla fue un compañero de colegio del compositor al que le hacían matoneo por ser homosexual y que se fue de su país para sentirse libre de las miradas prejuiciosas de la sociedad conservadora y homofóbica. La canción, por su extraordinaria riqueza sonora y salsera, fue elegida como uno de los sencillos radiales del álbum, pero no la tuvo para nada fácil; varias emisoras la prohibieron y algunos activistas gais aseguraron que la letra estigmatizaba a toda la comunidad LGBTI.

Lo que sí es claro es que la canción, a pesar de que cuenta la historia de un hombre gay infectado por el virus que se adquiere por vía sexual, expuso a una comunidad que en su momento era ignorada por la sociedad. De paso, les mostró a algunos que las mujeres trans existen y envió un mensaje a las familias latinas de que “si del cielo te caen limones, aprende a hacer limonada”; es decir, aceptar a las personas tal cual son y más si esa persona es su hijo. Una de las líneas más importantes de la canción dice “no se puede corregir a la naturaleza, palo que nace doblado jamás su tronco endereza”, y es el momento en que muchos sienten alivio porque esa frase queda en la memoria de las personas. El mensaje es claro: las personas son como son y hay que aceptarlas en la forma en que ellos quieren ser. Ahora, en pleno 2019, deberíamos tener vallas gigantes para recordarles a muchos la importancia de tolerar al prójimo.

Los personajes de la canción son dos: Simón, el hijo gay que se convierte en mujer trans cuando viaja al extranjero y Andrés, un padre que estaba orgulloso de tener un varón en casa y que lo educó con mano dura y severidad para que fuera un “macho” como él.

Más allá de ser un género insigne fiestero, la salsa se encargó de tratar temas espinosos que eran tabú en su momento. Juan Albañil, de Cheo Feliciano, habla de la desigualdad de clases sociales; la mítica Pedro Navaja del militante Rubén Blades cuenta la historia de la muerte de un proxeneta hampón y una prostituta; y Juanito Alimañana de Héctor Lavoe recrea la vida de un ladrón, por mencionar solo a algunas canciones.

Varios homosexuales pueden recordar cómo El Gran Varón los ponía a sudar cuando la escuchaban en reuniones familiares porque cada línea de la canción hace que de alguna forma la historia de Simón se conecte con la suya. Otros pueden recordar que en el colegio les decían “esta es su canción” cuando sonaba por ahí y por último muchas mujeres trans tienen como himno este tema que las acompaña en su vida como si fuera un tercer apellido.

La canción cumple 30 años en 2019 y en Colombia ha estado presente en todas las familias porque aún suena constantemente en las emisoras de salsa. Hablamos con 5 hombres gais y una chica trans que nos contaron su experiencia con este sencillo, considerado por la Revista Billboard como uno de los más importantes de la música latina.

Alejandro Marín – 33 años

“Tengo una historia con esa canción porque cuando estaba en el colegio me hacían bullying con ella. Crecí en un pueblo y yo era la única ‘loquita’ que se veía por ahí porque se me notaba lo afeminado. Había un grupo en especial de un grado superior en el colegio y ellos me la cantaban, me decían cosas y desde ahí le cogí fastidio a la canción. Esa gente me decía que yo era ese ‘gran varón’ del que se habla y eso me hacía llorar porque yo estaba en ese proceso de aceptación. Luego dejó de importarme, pero siempre tuve miedo de que me pasara lo que dice la canción y pensé que todos los gais querían convertirse en mujer. Afortunadamente ahora es diferente y ya soy más seguro con lo que soy, pero en ese momento era muy difícil escuchar esa canción y no sentirme mal.”

El artículo sigue acá.

Willie Colon, foto de Daniel Alvarez

Letra de la canción:

En la sala de un hospital
a las 9:43 nació Simon
Es el verano del ’56
El orgullo de don Andrés, por ser varón
Fue criado como los demas
Con mano dura, con severidad
Nunca opinó
Cuando crezcas vas a estudiar
La misma vaina que tu papá, óyelo bien
Tendrás que ser un gran varon
Al extranjero se fue Simón
Lejos de casa, se le olvidó aquel sermón
Cambio la forma de caminar
Usaba falda, lápiz labial, y un carterón
Cuenta la gente que un dia el papá
Fue a visitarlo sin avisar
Vaya que error
Y una mujer le habló al pasar
Le dijo hola, qué tal papá, ¿cómo te va?
No me conoces yo soy Simón
Simón, tu hijo, el gran varón
No se puede corregir a la naturaleza
Palo que nace doblado, jamás su tronco endereza
No se puede corregir a la naturaleza
Palo que nace doblado, jamás su tronco endereza
No se puede corregir a la naturaleza
Palo que nace doblado, jamás su tronco endereza
Se dejó llevar de lo que dice la gente
Su padre jamás le habló
Lo abandono para siempre
No se puede corregir a la naturaleza
Palo que nace doblado, jamás su tronco endereza
Y no te quejes Andrés, no te quejes por nada
Si del cielo te caen limones
Aprende a hacer limonada
No se puede corregir a la naturaleza
Palo que nace doblado, jamás su tronco endereza
Y mientras pasan lo años, el viejo cediendo un poco
Simón ya ni le escribía, Andrés estaba furioso
No se puede corregir a la naturaleza
Palo que nace doblado, jamás su tronco endereza
Por fin hubo noticias de dónde su hijo estaba
Andres nunca olvidó el día de esa triste llamada
En la sala de un hospital
De una extraña enfermedad murió Simón
Es el verano del ’86
Al enfermo de la cama 10 nadie lloró
Simón, Simón
Simón
No se puede corregir a la naturaleza
Palo que nace doblado, jamás su tronco endereza
Hay que tener compasión, basta ya de moraleja
En que esté libre de pecado, que tire la primera piedra
No se puede corregir a la naturaleza
Palo que nace doblado, jamás su tronco endereza
El que nunca perdona tiene destino cierto
de vivir amargos recuerdos en su propio infierno
No se puede corregir a la naturaleza
Palo que nace doblado, jamás su tronco endereza
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.