Este es el escenario del VIH Sida en Colombia

La Cuenta de Alto Costo lanzó un libro el libro “Situación del VIH Sida en Colombia 2018”. Señala que el año pasado se reportaron 95.745 casos de VIH, de los cuales 78.228 usaban terapia antirretroviral (82%) y de estos 50.373 tenían supresión viral (64%).

La Cuenta de Alto Costo lanzó un libro, titulado “Situación del VIH Sida en Colombia 2018”, en el que se analiza cuál es el actual escenario de esta enfermedad en el país. Un documento de libre acceso que, además, da pistas sobre cómo se concentran y tratan los casos de VIH en Colombia.

Según el informe para el año 2018 en Colombia se reportaron 95.745 casos de VIH, de los cuales 78.228 usaban terapia antirretroviral (82%) y de estos 50.373 tenían supresión viral (64%). Un indicador que presume que aún se deben hacer mayores esfuerzos si se quiere alcanzar la meta 90-90-90 que ha establecido ONU Sida a 2030 (diagnosticar por lo menos el 90% de las personas que viven con VIH, ofrecer tratamiento antirretroviral por lo menos al 90% de los diagnosticados, y alcanzar la indetectabilidad del virus por lo menos en el 90% de las personas tratadas). (Acá: Unicef alerta que cerca de 80 adolescentes morirán por sida cada día)El informa también calcula que, en los casos prevalentes, por cada tres hombres que viven con VIH, se encuentra una mujer con esta enfermedad. En los casos nuevos, la diferencia entre las regiones es más marcada. Bogotá, por ejemplo, tiene mayor número de casos en hombres comparado con las mujeres. 

Sigue acá.

Las mujeres trans indígenas en Colombia en los grandes medios

La cadena de noticias Channel 4, del Reino Unido, realizó un reportaje en la zona cafetera de Colombia, y “descubrió” que en la comunidad embera (una comunidad indígena que vive en esta región pero que ha tenido profundos cambios en años recientes) hay mujeres trans que participan en la cosecha del café. El reportaje sólo se puede ver por medio de las redes sociales. En el sitio oficial de la cadena se explica cómo hacerlo. 

Remitimos a los lectores curiosos a este artículo de Univisión, que ya habia hablado sobre el tema y donde se muestra que estas personas han sido expulsadas, desde muy jóvenes, por sus comunidades, y la ciudad les ofrece cierta forma de vida.

Este es un extracto:

“Con dos palabras, Elsa también dejó atrás todo lo que conocía y partió a la deriva sin documentos. A los 15 años, dice que no tiene fronteras. Su comunidad ahora es un grupo de adolescentes que pelea cada día con lo que significa ser mujer. Angélica tiene 16. Viviana, también. Johana, 15. Yulisa, 14. De una veintena, solo dos admiten tener 18 o más. Pero ellas viven al margen, con su idioma y sus interrogantes y sus novios, también indígenas Embera porque rara vez alguien en su comunidad se junta con un blanco, un negro o un indígena de otro grupo. En Santuario, nadie se mete en los temas de los “indios”. Cobran al día o al kilo, depende de la época, y las cuentas quedan saldadas cada sábado. De ahí pueden volver a empezar. Con otro nombre o con el mismo. El número de cédula: “no tengo”. Nadie pregunta. Cuando se aburre, Elsa piensa en irse a la ciudad y vender artesanías o a venderse. La prostitución es lo que ha visto que hacen las ‘trans’ blancas”.