Caravana de migrantes en Tijuana: “Salí de Honduras porque mataron a mi pareja por homofobia”

Loli, una mujer transexual de 26 años de El Salvador, enseña su muñeca: tiene una cicatriz que le hizo un hombre con un machete en un restaurante.

En su pierna tiene otra marca del ataque de un desconocido perpetrado “simplemente por homofobia”, dice.

Tiene suerte de estar viva. “En Centroamérica ser gay o transexual es casi como tener una sentencia a muerte”, cuenta.

Ella sabe que es algo muy serio: hace apenas 5 meses mataron a su amiga, una mujer transexual de 22 años. Le amarraron una soga al cuello y la tiraron del puente.

Enseña fotos de la joven y de su funeral.

“No he dejado de llorar por ella. La extraño mucho. Sé que no se lo merecía, ella no hacía nada malo a nadie. Era mesera y muy trabajadora. Solo que a algunas personas no les pareció que fuera transexual y la mataron”, dice, todavía consternada.

Este asesinato hizo que Loli se decidiera a dejar El Salvador cuando oyó que una caravana de migrantes saldría de San Pedro Sula, en Honduras, en búsqueda de una mejor vida en Estados Unidos.

Lea el reportaje completo de

“Princesa” en la Red

Fernanda Farias de Albuquerque (1963 –  2000), conocida como « Princesa », fue une mujer trans brasileña que vivió en Europa, principalmente en la Italia de fines de los años 80.

Nacida en el nordeste de Brasil, de origen campesino, muy joven se fue a vivir a la gran ciudad, en donde se sometió a terapia hormonal y cirugía temprana, comenzando a prostituirse.

Debido a la violencia por parte de las fuerzas policiales brasileñas, en 1988 decidió mudarse a Europa, primero a España y luego a Italia. Durante su estancia en Milán, continuó prostituyéndose y dependiendo de la heroína, antes de trasladarse a Roma.

En abril de 1990 fue arrestada por un intento de asesinato y condenada a seis años y cuatro meses de prisión. En la prisión de Rebibbia se diagnostica la seropositividad.

En Rebibbia conoció a Giovanni Tamponi, un prisionero sardo que la empujó a escribir su propia historia y la puso en contacto con el ex brigada roja Maurizio Iannelli, quien se convertiría en coautor del libro publicado en 1994.

Princesa es considerado uno de los primeros títulos de la llamada “literatura migrante” en italiano. El libro fue publicado en 1994 por la editorial Sensibili alle foglie.

El proyecto Princesa 2.0 nació, veinte años después de la edición princeps, del deseo de poner a disposición una edición comentada del libro, que tenga en cuenta los escritos de ficción de Fernanda Farias de Albuquerque y Giovanni Tamponi y las producciones multimedia posteriores. La necesidad de una edición digital y transmedia surgió de inmediato, para permitir la reproducción de los manuscritos y mostrar, en el mismo entorno, las relaciones entre diferentes formas de escritura, entre autobiografía, documental, narración literaria, historia a través de imágenes y canción.

 

¿Cómo es ser mujer trans y migrante en América Latina?

¿Cómo viven las mujeres trans de Latinoamérica? ¿Qué significa ser mujer trans en la región? ¿Cuáles son las principales dificultades de las mujeres trans al migrar desde los países del Triángulo Norte hacia Estados Unidos? Estas interrogantes que guiaron el  #EncuentroVirtualCONNECTAS

Karla Avelar, defensora de derechos humanos de las mujeres trans en El Salvador y Marina Fernanda Espejo, activista de la organización mexicana Impulso TransAC, conversaron con las periodistas Priscila Hernández (México) y María Cidón (El Salvador), ambas integrantes del Hub de CONNECTAS, sobre cómo es ser trans y migrante en el subcontinente. Prometeo Lucero (México), fotoperiodista independiente, moderó la conversación, basada en el reportaje “Sin refugio para las trans”.

Sigue acá…

El drama de ser migrante venezolano y LGBT

El Espectador, 29 Ago 2018. Falta de acceso a medicamentos para VIH positivo, violencia contra trabajadoras sexuales y panfletos amenazantes son algunos de los problemas que enfrenta esta población en el Caribe colombiano.

Por Sebastián Forero Rueda / @Sebasforeror

Cuando Lili fue asesinada el 15 de agosto por dos sicarios frente a las mallas del aeropuerto Alfonso López, de Valledupar, el mensaje fue contundente. Por la zona ya habían circulado panfletos amenazantes y en días anteriores se había visto a hombres armados amedrentando con disparos al aire a las otras mujeres trans que, como ella, se movían por el sector. Lili había migrado de Venezuela y se dedicaba al trabajo sexual. (Lea aquí: La resistencia LGBT de la comuna 8 de Medellín)

Su caso no es aislado. Se suma a los hechos colectivos de violencia policial hacia mujeres trans, amenazas contra ciudadanos LGBT provenientes de Venezuela e incluso falta de medicamentos para tratar a personas con VIH, que han sido denunciados por organizaciones sociales como la Corporación Caribe Afirmativo, la misma que acompaña el proceso de los ciudadanos LGBT venezolanos en La Guajira, Magdalena, Atlántico, Cesar y Bolívar. (Lea aquí: Así fue el histórico perdón que el Estado le pidió a una lesbiana)

36 líderes LGBT venezolanos se reunieron en Barranquilla con el apoyo de Caribe Afirmativo y la Friedrich Ebert Stiftung. / Archivo Particular, El Espectador

De hecho, en lo que va del año la organización ha registrado 23 casos de violencia contra lesbianas, gais, bisexuales y trans del vecino país, que han llegado al Caribe colombiano huyendo de la crisis.

Preocupa, por ejemplo, la situación en zonas como Maicao (La Guajira), que ha registrado un importante ingreso de venezolanos LGBT a través del corregimiento de Paraguachón, según cuenta Wilson Castañeda, director de Caribe Afirmativo. En la mayoría de los casos se trata de población indocumentada, proveniente de la ciudad de Maracaibo (estado de Zulia), que no se encuentra en óptimas condiciones de salud y que acude al trabajo sexual para sostenerse económicamente. Los registros de Caribe Afirmativo dan cuenta de la presencia de por lo menos 150 personas abiertamente LGBT que residen en ciudades como Barranquilla, Cartagena, Maicao, Riohacha, Santa Marta y Valledupar.

Sigue acá…